A ésta pobre niña le cayó encima una jugadora de tres veces su peso. Por fortuna no la quebró, pero sí le dejó un raspadón marca «llorarás»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: