Gong (1)

Me desperté con una sensación de que algo iba mal.



Diatriba de un sábado por la mañana. (1)

Es sábado. Son las ocho cincuenta, y ya llevo 13 minutos viendo rugby union. Es el Seis Naciones 2015, Gales contra Irlanda. Van cuatro penales. Me aburro.

Sadowe

Se llamaba Sadowe, y si pronunciabas su nombre con acento escocés, realmente la describía.

La Capitana

Dí por llamarla, aunque, ténicamente, ella no tiene rango alguno. Pero, bueno, mientras no haya mucha gente aquí, y la vieja y buena Tierra no nos alcance, en realidad puedo llamarla como quiera. Se parece tanto a Pepper que quizá por eso mismo huí de ella esa noche…

El capitán

Lo llamábamos, pero en realidad su rango era el de almirante. No es que, para él o para nosotros, su rango tuviera mucha importancia.

El circo se fue…

—Cuéntame un cuento. La lluvia caía con suavidad. La ventana, tenuemente iluminada por una luz de la calle, detenía las gotas, que adoptaban formas caprichosas. Apenas se escuchaba el sonido de tu respiración.

Siempre hacía tanto frío…

El viento soplaba. El bosque de pinos, espeso, no era suficiente para detener la nieve que caía, lenta y constante, en ese día. El sol era un pequeño círculo blanco en el cielo color gris. Los escasos rayos que caían sobre las copas llegaban aún más escasos a la cabaña.

Ella (y 26)

Epílogo Cerró el documento. Aquello era lo más increíble que hubiera podido leer. —Esto no tiene ningún sentido, amor. —Nunca dije que lo tuviera —dijo Leopoldo, mientras acariciaba la copa de coñac. —Conforme avanza la narración se vuelve más incoherente. Nada de eso pasó. —Lo que leí sí pasó. Lo cuenta de una manera que […]

Ella (25)

Capítulo 25. Debimos ser amigas. No quería que todo terminara de esta manera. Debí haberte conocido antes; quizá de haberte conocido mejor no te hubiera considerado una rival. ¿Recuerdas que mencioné antes que la única cosa que tiene más poder que una mujer enamorada es una madre? Olvidé que tú también lo eres. Quizá más […]

Página siguiente »